lunes, 9 de junio de 2014

Retrato de mi abuelo en la cárcel de Yeserías, por Buero Vallejo.


                   Buero Vallejo, el gran dramaturgo español, también poseía un inmenso talento para el dibujo, la caricatura y la pintura. Su ideología comunista después del golpe de estado franquista ,durante la guerra civil y en la posguerra le llevó a visitar, como huésped permanente, las cárceles más duras del régimen de los vencedores nacionales, donde se hacinaban centenares de presos en condiciones infrahumanas, algunos a la espera del fusilamiento inminente y otros simplemente en un estado de perpetuo limbo "legal", sospechosos todos ellos de los mismos o parecidos crímenes de los que que le atribuían al propio Buero Vallejo. 
                    Su decisión de dibujar incesantemente a sus compañeros para rehumanizarlos a todos a la par que a sí mismo  le llevó a desarrollar su destreza hasta los niveles que se pueden apreciar en el archiconocido retrato de Miguel Hernandez . La madrileña cárcel de Yeserías (-era y es de mujeres , pero tuvieron que evacuarla para dar paso al aluvión de varones que empezaron a detener nada más terminar la guerra, fruto de la delación y la sospecha arbitraria) fue una de los cinco penales por donde pasó Vallejo, y allí conoció a mi abuelo paterno, Rafael Navarro, encarcelado por "sospechoso de pertenencia a UGT" ¡Si los torturadores falangistas que le apalizaban semana sí , semana también hubieran sabido que era socialista y había sido cabo ametrallador de aviación durante la "campaña", es más que posible que yo ahora no podría estar escribiendo esto... 
                   Vallejo le inmortalizó en este retrato que mi abuelo envió a su mujer por su cumpleaños, uno de los tres que tuvo que pasar en aquél agujero, pero lo firmó como "Ramón Vallejo", sin duda debido a la costumbre de despistar a los chivatos y al hecho de que lógicamente, el menudeo de tabaco y sardinas era lo que pagaba estos favores, aparte de la solidaridad. La cronología de la biografía de Buero Vallejo coincide con la fecha exactamente, Vallejo apenas pasó allí dos meses a finales del 41 antes de ser trasladado a El Dueso, sin duda una de las más duras y a la que , décadas después , El Lute haría famosa.
                     El tratamiento del dibujo es de difuminado al carboncillo para los planos, muy rápido , con muy poca línea pero increíblemente precisa, y a buen seguro de una sola sesión , no más de una hora. Mi abuelo no recordaba a ningún otro dibujante, aunque en otros penales los había , y también de gran talento. Aún así , no sabía decir si reconocía a Buero una vez se hizo famoso como autor teatral y académico; la verdad es que en tales condiciones , dudo mucho que hubiera reconocido cuarenta años después a ninguno de los 6000 rostros de  presos que se amontonaban en una cárcel para apenas un millar  como la de Yeserías.
                    Buero realizó cientos de retratos como éste a lo largo de su cautiverio, pero desconozco cuántas joyas como ésta se conservan. A mitad de los 40 a Buero Vallejo le dieron la condicional y le desterraron de Madrid. Idéntico destino tuvo mi abuelo Rafael, sólo que su destierro fue voluntario, un exilio alegal que le llevó a esconderse en Extremadura, huyendo de las órdenes de presentarse periódicamente a las autoridades, dado que, como pudo comprobar, eso te llevaba de nuevo a Yeserías, una y otra vez. En Extremadura habían matado a tanta gente que la guardia civil ni preguntaba a los forasteros que llegaban a trabajar, y menos con un oficio de oficial carpintero como el que tenía él.
                    Esa es la razón de que mi prima Mariarce y yo seamos extremeños.Ella  tiene el original del dibujo, (-Gracias otra vez por escanearlo para mí-)
Así pues, está en buenas manos, como testigo indeleble de la historia y la  memoria de mi familia y de la de tantas otras, que aún hoy, esta democracia, que no lo es, este postfranquismo monárquico, se empeña no ya en restañar y hacer justicia, si no ni siquiera en reconocer. Asi que ni hablemos de condenar.

Actualización: Durante todo el cautiverio, los presos eran rapados al cero, como en los campos de concentración nazis, de tal guisa iban tanto Buero Vallejo como mi abuelo Rafael, a mi abuelo tampoco se le daba nada mal el dibujo, (recuerdo una incensante actividad como dibujante de interiores, muebles , etc, así como sus paisajes a la acuarela, también en Yeserías) Así pues, le abocetó la forma en la que solía llevar el pelo para que Vallejo lo recrease, no hay que olvidar que era un regalo para su mujer.

4 comentarios:

  1. Imposible haberlo narrado tan bien....enhorabuena!!!!! emocionada....

    ResponderEliminar
  2. Que gran historia y que gran legado...

    ResponderEliminar
  3. Mi familia también conserva un retrato de mi abuelo, Ángel Román, hecho por Buero Vallejo. Desconozco en cual de las cárceles en las que estuvo lo dibujó. Al fallecimiento de Buero Vallejo su viuda nos solicitó el dibujo. Aunque lógicamente no le dimos y guardamos a buen recaudo.

    ResponderEliminar